Historia del swing

0
2
La música Swing, también conocida como Swing Jazz o simplemente Swing, es un estilo de jazz que se originó en los Estados Unidos a finales de los años 20 y que se convirtió en uno de los géneros musicales más populares y exitosos del país durante la década del 1930.
El Swing utiliza los instrumentos habituales del jazz: una sección rítmica formada por piano, contrabajo y batería, metales como trompetas y trombones, vientos como saxos y clarinetes y, muy ocasionalmente, instrumentos de cuerda como el violín o guitarra. El Swing utiliza preferentemente tiempos medios y rápidos, generaliza los riffs melódicos y libera la batería de algunas restricciones que había sufrido hasta entonces.

dannyrichmonc

 

La formación característica del estilo fue el de la Big Band, que fue adquiriendo cada vez más importancia el papel del solista. Destacan en este estilo músicos como Fletcher Henderson, Benny Goodman, Duke Ellington o Count Basie.
Elementos innovadores de la música swing
El Swing es un estilo de jazz básicamente orquestal, influenciado en mayor parte por la música europea. Destaca por haber aportado al jazz todo un seguido de innovaciones conceptuales importantes, como por ejemplo la de incrementar el nombre de miembros de las formaciones al duplicar los instrumentos.
Otra característica es el hecho que la batería sea el único instrumento con una función totalmente rítmica, lo cual proporciona una relevancia especial en el motor de todo el conjunto. Otros aspectos a destacar tienen que ver con la importancia  de los temas melódicos, que establece una estructura invariable de piezas y se regulariza mecánicamente la relación entre las partes de un tema. A la vez, utiliza, como recurso de tensión, el riff (frase rítmica corta repetida muchas veces).

El swing ha llevado también a la consolidación de los registros altos de los instrumentos, con presencia sobre los bajos o, incluso, sobre los medios, cosa que condiciona notablemente el resultado sonoro del conjunto, alejándose de la opacidad de timbres.
En un principio el swing mantuvo un estrecho vínculo con la danza, por lo que sus templos eran las salas de baile donde cientos de jóvenes realizaban diversos movimientos físicos con la ayuda de una buena banda de swing. La inventiva de estos bailes se contagió a la música y los intérpretes desarrollaron una coreografía musical basada en la improvisación. Durante muchos años, esa forma de crear fuera de los esquemas estuvo latente en ese estilo. Los músicos improvisaban sobre melodías populares creando otra línea melódica con breaks, silencios y otros recursos para lograr ese sonido denominado swing.
qxj43811qxj4388

Pero muchas bandas que no tocaban melodías con improvisaciones poseían también ese ritmo gracias a unos buenos arreglos. El swing sufrió muchas variantes, debido a la diversidad de bandas y estilos durante esa época. Fue en los años veinte cuando aparecieron las primeras muestras con los llamados get-off men, músicos que fueron los primeros en desviarse de la línea melódica y de improvisar sobre el tema. El pionero de esta revolución fue el trompetista blanco Bix Beiderbecke. León Beiderbecke, apodado cariñosamente como «Bix», es considerado como la primera gran figura blanca del jazz. Nacido el 10 de marzo de 1903 en Davenport, Iowa, en el seno de una familia de inmigrantes alemanes, encarna a uno de los personajes más románticos de la historia de la música del siglo XX. Fue el prototipo del músico blanco con las cualidades de sus colegas de color y también fue uno de los primeros ejemplos de músico autodidacta. Revolucionó la escena musical en los años veinte convirtiéndose en el mejor exponente del jazz junto a Louis Armstrong. Al igual que Billie Holiday, Lester Young o Jimmy Blanton, Bix murió en su mejor momento artístico, aún joven, dejando una corta pero intensa obra.
Hoy día son muchas las formaciones que siguen haciéndonos vibrar con el swing  y  que  mezclan, rock, sóul, flamenco, electro, etc…  con exquisita  elocuencia.

Deja un comentario